Libro de Tigre © Tigre | contact
   
home
el libro de Tigre
historia
reocrrido continental
recorrido insular
lanchas colectivas
museos
religión
mercado de Frutos
crecimiento del Delta
Cristo Rey
tradición remera
vivir en Tigre
links
contacto
 

Cómo crece el Delta del Paraná
Basta tan solo una mirada, a los mapas que se encuentran en estas tres páginas, para comprender el crecimiento del Delta del Paraná durante los últimos y los próximos 500 años.
En su largo recorrido, el Paraná arrastra en su caudal algo menos de 200 mg de sedimentos por litro/año (es uno de los ríos más caudalosos del mundo). Esto adquiere su real dimensión si se considera la masa de agua que se desplaza por su lecho (alrededor de 18.000 m3 por segundo y a veces, durante crecidas extraordinarias, 50.000 m3 por segundo). Por ello, el conjunto de islotes se expande en todo su ancho sin pausa aguas abajo, en dirección a Buenos Aires, a razón de 100 m por año.
Esta es una de las circunstancias que determinó que la actual Buenos Aires se encuentre donde está. Don Pedro de Mendoza había asentado la primogénita Santa María del Buen Ayre a orillas del Riachuelo de los Navíos (más tarde río Luján), en algún punto alto entre Campana e Ingeniero Maschwitz, próximo a Belén de Escobar (plano A). Pero cuando, después de ser despoblada en 1541, el capitán vizcaíno Juan de Garay vino de Asunción y de Santa Fe a refundarla en 1580, no halló más la desembocadura primitiva del Luján en el Río de la Plata. Al ver que en su permanente movimiento las islas habían tapado la boca, Juan de Garay decidió asentar la ciudad unos 50 kilómetros más cerca del océano (ciudad de Trinidad, puerto de Buenos Aires). En la actualidad el Delta sigue creciendo y presenta la configuración que observamos en el plano B.
En los últimos cinco siglos se formaron más de 2.000 km2 de islas nuevas. Las estimaciones son que, año tras año, 160 millones de toneladas (cerca de 500.000 t/día) de sedimentos descienden por el Paraná. De este total, 25 % provienen del Pilcomayo, 50 % del Bermejo y, el 25 % restante, de una gran cantidad de diversos tributarios.
El avance del frente del Delta, determinado por el aporte continuo de sedimentos, asegura su desarrollo por siglos y se encuentra condicionado por la rocosa costa uruguaya y la descarga del río Uruguay, que le han impuesto un límite a su crecimiento en esa dirección. El frente del Paraná de las Palmas (dividido en los sub-frentes norte y sur) vuelca la mayor parte de sus sedimentos hacia la costa argentina. La tasa promedio de avance era alrededor de 100 metros por año durante el siglo XIX, pero el sub-frente sur ha disminuido esa tasa a la mitad durante el siglo XX.
El crecimiento natural del Delta, sin intervención de la mano del hombre para impedirlo, continuará sin interrupción. Las estimaciones indican que, para el año 2200, el avance del frente del Delta se encontrará a la altura de la avenida General Paz y que, alrededor del año 2500, habrá islas frente a la actual Ciudad de Buenos Aires (ver plano C).

Nota: En el mes de septiembre de 2000, tras la aprobación realizada durante la 16ª Asamblea Anual del consejo Internacional de Coordinación de la UNESCO en París, la segunda y tercera sección de Islas del Delta (un territorio de más de 90.000 hectáreas con un crecimiento adicional permanente de tierras aluvionales) fue declarada Reserva de Biosfera.


Plano A - Siglo XVI

Plano B - Siglo XX

Plano C - Siglo XXV



Conocer más sobre el
libro Tigre

 

 

El LIBRO DE TIGRE - ediciones del Eclipse - contact - webmaster